“Corrupción e impunidad”

DIARIO “LOS ANDES” de Mendoza

Martes 13 de octubre de 2009

Opinión

“Corrupción, treatment inseguridad e impunidad”

El autor ve con preocupación una Argentina que desciende en prácticamente todos los rankings de competitividad mundiales.

“Todo hace creer que la República Argentina está llamada a rivalizar con los Estados Unidos de América del Norte, troche tanto por la riqueza y la extensión de su suelo como por la actividad de sus habitantes y el desarrollo e importancia de su industria y comercio, cuyo progreso no puede ser más visible”.

Diccionario ARGO, España, Año 1929 (pág. 120)

Europa enviaba sus hijos a la Argentina a “hacer la América”. Hasta la década del ’70 fuimos la economía más poderosa de América Latina.

Pero muchas cosas pasaron en pocos años.

Desde el año 1930, nuestra moneda se desvalorizó como ninguna otra en el mundo. Para adquirir el mismo dólar necesitaríamos 10.000.000.000.000 de pesos (10 billones por la pérdida de 13 ceros).

A principios del 2008 señalé que por el aumento del gasto público; la inseguridad jurídica y personal; falta de calidad institucional; inexistencia de inversión interna como externa; la inflación; el incremento de la deuda externa; los conflictos con el campo; el retiro de fondos, la corrupción, y otros, llevaron a la revista “Forbes” a ubicar a la Argentina en el lugar 94 sobre 121 países, con posibilidades y seguridades para hacer negocios.

Los primeros puestos eran para Dinamarca, Irlanda, Finlandia, Estados Unidos y Gran Bretaña.

En América Latina, la Argentina fue superada por Chile (19), México (43), Uruguay (44), Trinidad (45), Jamaica (49), Perú (52), Panamá (53), Brasil (56), Colombia (65), Paraguay (70), El Salvador (72) y República Dominicana (79).

Nada se hizo para cambiar el rumbo.

Brasil, con un presidente ex gremialista, entendió el mensaje del mundo, y siguió creciendo.

Pasó de tener el doble del producto bruto de la Argentina a superarnos ¡10 veces!

En el “Informe Global de Transparency International” del año 2009, la Argentina quedó en el puesto 109 sobre 180.

En América sólo superamos a Paraguay y a Venezuela.

Uruguay y Chile miden como Francia.

Argentina está junto a Armenia, Belice, islas Salomón y Moldavia.

Desde 2001, el Informe Global de la Corrupción (IGC) ofrece una evaluación anual del estado de la corrupción en el mundo. “La publicación, elaborada por Transparency International (TI), reúne a los principales especialistas y profesionales del planeta para analizar temas actuales, identificar nuevos desafíos y estudiar posibles soluciones en el campo de la corrupción”.

En el caso de la Argentina, el “Informe sobre Corrupción” tiene apartados donde analiza el proyecto del tren bala, el caso de la valija de Antonini Wilson, las polémicas cifras del Indec y otros.

En América Latina los países mejor posicionados son Chile y Uruguay (23), Cuba (65), El Salvador (67), Colombia (70), México y Perú (72) y Brasil (80).

Por erróneas políticas, el campo y ciudades cercanas están paralizados. Con las mejores condiciones para progresar, la Argentina sigue cuesta abajo.

Prestigiosos economistas, en base a datos del Banco Central, sostienen que la deuda externa alcanza U$S 167.500.000.000, cifra similar a la existente antes de la quita realizada hace 5 años.

Quedan miles de litigios con bonistas que no aceptaron el canje que representan cerca de U$S. 20.000.000.000.

Con expresiones de supuesta independencia económica se cometió el error de cambiar deuda con intereses de 3% anual a largo plazo, por bonos que se ajustan por CER más 3% de interés, a corto plazo, 15% anual, a Venezuela. Estos bonos generan parte del crecimiento de la deuda.

Al margen de discursos, seguimos siendo país miembro del FMI, y ahora pidiéndole plata.

El Gobierno, ante el incremento del gasto público, apeló a los fondos de las AFJP, del Banco de la Nación y del Central, a la creación de Fondos Fiduciarios para el Gas y la Electricidad, y otros mecanismos recaudatorios.

Como no alcanzan, buscará recursos con otros aumentos.

Hace 78 años nos comparaban con Estados Unidos. Hoy con Armenia y Moldavia.

Alguien debe explicar qué pasó.

Nos aguardan momentos difíciles que obligan a la racionalidad, transparencia, verdadera Justicia y honestidad.

Después de años de autoritarismo, centralismo y soberbia, con casi 40% de pobres y 15% de indigentes; narcotráfico; negociados; delincuencia; escasa institucionalidad; dudoso estado de derecho; varios intentarán continuar con un sistema armado para que sigan gozando de la impunidad que les brinda el poder.

Silenciando medios de difusión y a periodistas, o dividiendo a las voces opositoras.

Quienes no obren conforme la gravedad de la situación y continúen incitando al enfrentamiento entre argentinos por mezquinos intereses políticos y económicos, y delinquiendo con la cosa pública, serán los responsables de los hechos que pudieran suceder. Que por supuesto no deseamos.

Por Edgardo Civit Evans  – Presidente Nacional de Unidevi

Be Sociable, Share!


Deje su Comentario