“Inflación y poder adquisitivo”

“POLITICA Y DESARROLLO.COM”

“INFLACION Y PERDIDA DEL PODER ADQUISITIVO DEL SALARIO”

Algunos tienen la costumbre de mentirnos a los ciudadanos creyendo que somos idiotas, illness no sabemos leer o no vemos la realidad. Están convencidos que olvidaremos lo que dicen, patient y prometen.

Por Edgardo Civit Evans

Recordemos expresiones como: “La inflación no supera un dígito.” “Hemos recuperado el poder adquisitivo del salario.” “Los aumentos de precios no superan el 1%”. “No permitiremos que los productores aumenten los precios.” “Ha disminuido la pobreza.” Y otras parecidas.

Cuando los técnicos que estudian la variación de los índices de precios tienen la osadía de decir la verdad, les dicen que no saben nada. Consecuentemente, hay que echarlos. Si resulta parecido a lo sucedido con el INDEC es mera casualidad.

La solución: eliminar el INDEC, o modificar la forma de análisis no incluyendo los productos que aumentan más.

La señora que hace las compras y el ciudadano común advierten que el dinero que antes les alcanzaba para dos carritos hoy no sirve para uno.

¿Cuál es la verdadera inflación? Una encuesta privada en Mendoza afirma que supera el 40%. Veamos algunos ejemplos.

La leche que no hace mucho costaba entre $ 0,40 y $ 0,45 hoy debemos pagarla a $ 2,50; la misma proporción para el pan o la carne. Medicamentos de $ 19 hace 3 años hoy están en $ 57. La nafta especial valía $ 1,20 el litro, ahora $ 3,20; el GNC. $ 0,39, ahora $ 1,10. Ello si no hay desabastecimiento.

El estacionamiento aumentó el 100% ¿Y los alquileres? ¿Las prepagas y los colegios?

Las zapatillas aumentaron el 60% en un año.

Sumando compensatorios y punitorios algunas tasas de interés llegan al 68% anual.

¿Cómo es posible, si la inflación según algunos estos 3 últimos años no pasó del 11% anual? Los números no cierran.

Estamos 3 a 1 respecto de la divisa norteamericana. ¿Habremos tenido inflación en dólares?

Mirando avisos de un diario de Miami, Estados Unidos, leo con sorpresa que 2 latas de atún cuestan U$S. 0,99, o sea $ 3; que un kilo de carne corte tipo asado vale U$S. 1,79, o sean $ 5,37; que el kilo de pollo preparado se vende a U$S. 1,59, que equivalen a $ 5,37.

El mismo par de zapatillas que en USA cuesta U$S. 30, ($ 90), acá valen $ 300.

En EEUU un automóvil mediano cuesta U$S. 12.000, o sea $ 36.000; el mismo en Argentina vale 2 o 3 veces más.

Comunicaciones. Cinco celulares (plan familiar), sin límite para hablar entre ellos y dentro del Estado, cuestan U$S. 100 por mes ($ 300). Por U$S. 5 ($ 15), se habla 2 horas al exterior.

¿Dónde está la gran diferencia?

Que un empleado público de baja categoría en Estados Unidos gana U$S. 2.000, $ 6.000 por mes; una maestra U$S. 3.500, más de $ 10.500 y un médico, promedio, percibe entre U$S. 5.000 y U$S. 8.000, más de $ 15.000 mensuales.

Argentina es un país productor y exportador de alimentos. ¿Por qué debemos pagarlos al mismo precio que una nación que no es precisamente barata? ¿Por qué ellos pueden abonar sueldos de dos a cuatro veces más elevados?

En la causa sobre concentraciones económicas demostramos en diciembre del 2006 que al productor le pagaban $ 0,36 el kilo de ciruelas, mientras los consumidores las abonábamos a $ 3,50, con una diferencia de más del 1.000%

Un estudio actual acreditó que a los productores se les abona $ 4,50 el kilo de cerdo, pero los consumidores lo pagamos a $ 16,20; la carne de ternera de $ 3,50 pasa a $ 18; el pollo de $ 1,80 a $ 5,20; las mandarinas de $ 0,35 a $ 3; el queso de $ 8 a entre $ 24 y $ 30. Esto sólo en alimentos.

Estas diferencias acreditan las razones del menor poder adquisitivo. De la inflación, que afecta esencialmente a las clases media y baja de la sociedad. Y quienes son los que más ganan.

Las cosas que adquirimos cuestan casi lo mismo que en los países del primer mundo, pero ganamos de 2 a 4 veces menos.

¿Quién se queda con las diferencias? ¿El Estado succionador, dadivoso y repartidor de lo que nos saca? ¿Las grandes empresas intermediarias? ¿Ambos?

¿Por qué no se atacan las raíces de los problemas que degradan a la gente, destrozando el bienestar común y el interés general?

¿Seguirán culpando a quienes no son responsables? ¿Hasta cuando dirán que quieren un país distributivo, mientras apoyan a las grandes concentraciones económicas y a los monopolios, violando la Constitución y leyes vigentes?

Un reciente informe de la CEPAL señala que las naciones con mayor índice de pobreza, y además desnutrición en los niños, que en América Latina superan los 35.000.000, son: Honduras, El Salvador, Bolivia, Nicaragua. Y Argentina, el supuesto granero del mundo.

Es para pensar.

Edgardo Civit Evans
Presidente de UNIDEVI

Be Sociable, Share!


Deje su Comentario