Inmoralidad política y el caso Schocklender

“Informador Público”

“El Ojo Digital”

“Primera Hora On Line”

INMORALIDAD  POLITICA Y EL CASO SCHOCKLENDER

Desde las altas esferas del poder político intentan minimizar el canallezco caso de Sergio Schocklender, decease separándolo de las Madres de Plaza de Mayo por un lado, drugstore y de los funcionarios de gobierno por el otro.

¿Cómo llegó Schocklender a tener el poder y la riqueza que posee?

¿Nadie sabía que había asesinado a sus padres, luego de una relación promiscua, atravesando la cabeza de su madre con un hierro? Este hecho, asesinar así a su madre lo transformaba en invalorable apoderado de confianza para las “Madres”.

Tenía el derecho a rehacer su vida. ¿Qué hizo? Amparado por una fundación, cuyos fines en origen pudieron ser loables, se dedicó a enriquecerse. ¿Nadie advirtió nada?

Aviones, 10 autos, 50 propiedades y empresas, viajes con fines aún no precisados, que algunos vinculan con la posibilidad del narcotráfico. Otros mencionan la palabra “lavado”.

¿Cómo hizo Schocklender para lograr codearse con los Kirchner, con Hebe Pastor (de apellido prohibido por su ex esposo y de hijos supuestamente vivos viviendo en España), con De Vido, con Fatala, y cuanto funcionario del máximo nivel nacional o algunos dirigentes gremiales quisieran compartir momentos  y fotos con el personaje?

¿No viajaban con él en sus aviones a Chaco, Santiago del Estero y otros lugares? Nadie vió nada… ¿O son todos cómplices?

¿Cómo es posible que ningún funcionario advirtiera que viviendas mínimas se construían a 10 veces el valor real  y el estúpido Estado las pagaba sin auditar ni preguntar nada? Hablamos de más de $ 730.000.000. Ese mismo Estado que masacra a un productor o comerciante por $ 1.000 de deuda.

¿Será cierto que a gobernadores e intendentes les vendían los paquetes de viviendas con empresa incluida, sin licitaciones? ¿Por qué no hablan los afectados?

¿Cómo es posible que la Fundación manejara más fondos para viviendas que toda la provincia de Mendoza?

¿O que el Banco Central de la República nada hiciera u ocultara el libramiento de 1.347 cheques sin fondos por parte de la Fundación “Sueños Compartidos”?

¿Cuál era el rol de la olvidadiza de dólares en su baño, la ex ministro de Economía,  contadora Felisa Miceli?

Escuché intentar justificar a doña Hebe como si para ella debiera existir una justicia especial, diferente a la del resto de los ciudadanos. Señalaron que desde hacía dos años funcionarios y periodistas conocían que sucedían cosas, al menos dudosas, dentro de la Fundación. Nadie dijo nada, ¿por que?

¿Dónde quedaron todos los órganos de control del Estado? ¿Los Ministerios de Trabajo, de Seguridad Social, funcionarios, la Procuración General, la AFIP, el ANSES, fiscales, jueces, y hasta periodistas progresistas?

¿Y los contratos incumplidos, o las obras no realizadas? ¿Las afrontará el Estado?

¿Se trataría de un silencio cómplice que ahora solo tiene un culpable en la figura expiatoria del parricida Schocklender? Total, quien ya estuvo preso puede estar de nuevo, pero millonario; y así se salvan otros personajes.

¿Nadie pudo pensar que podía haber algo turbio cuando hasta la sede de la Fundación está a su nombre? ¿Las autoridades, empezando por la locuaz Hebe (la madre putativa de los argentinos según Néstor) no sabían nada?

¿La escribano de la operación de Meldoreck no fue la esposa de Guillermo Moreno?

¿Nadie vio el desmedido crecimiento económico de este siniestro personaje al que ahora, sólo a él, pretenden cargar todas las culpas? ¿Nadie pudo imaginar nada? Demasiado turbio.

¿Y la amenaza de Schocklender que si a el lo procesaban hablaría, en que quedó? ¿A quienes iba a involucrar? Silencio.

Como no podía ser de otra manera, el expediente recayó en el juzgado y será manejado por el sospechado y atildado juez bailantero, de cuestionado pasado.

Es oportuno recordar que en varios Tribunales Penales existen cerca de 50 causas casi  paralizadas con prominentes funcionarios nacionales involucrados y/o sospechados.

Como en otras causas es probable que rápidamente se dicten sobreseimientos que no serán apelados.

Con lo cual, una vez más, para vergüenza nacional, reinará la impunidad por sobre el derecho y la justicia.

Esa impunidad que nos ha llevado a estar considerados entre los países más corruptos e inmorales del mundo, y con mayor inseguridad jurídica.

No hace mucho, el ex presidente del F. M. I. fue preso por un hecho personal, un millón de veces más insignificante que esta tropelía, que esta estafa masiva al país.

¡Triste, lamentable récord para una Argentina que supo estar entre las seis naciones más ricas y respetadas del planeta y hoy está entre las últimas!

Los mercenarios de la política seguirán solazándose con la desgracia nacional, mientras sus bolsillos se llenan de dinero proveniente de los negociados que sumen en la miseria a millones de habitantes.

¡Políticos ricos con habitantes pobres!

La inmensa soberbia y la fatídica impunidad les permiten seguir creyendo que este país es de “ellos”, los privilegiados que hacen lo que quieren. Nadie los demanda. Mientras los imbéciles que trabajan lo hacen para que “ellos” engrosen sus arcas.

En otras naciones se ha demostrado que estas delictivas, inequitativas, repulsivas y autoritarias situaciones, no duran mucho tiempo.

Tanto como el necesario para que la gente advierta que la han estafado, que la han robado. Y lo peor, que incluso le están hurtando el futuro.

Hace más de 2.000 años el filósofo griego Aristóteles afirmaba: “No existe Justicia ni Derecho sin Moral”.

Quienes viven de la política inmoralmente es probable que tengan un final anunciado: retirarse a tiempo, el desprecio de la sociedad, o la cárcel.

Edgardo Civit Evans

Be Sociable, Share!


Deje su Comentario