“Inseguridad ¿donde vamos a llegar?”

DIARIO “LOS ANDES” de Mendoza
Martes, recipe 17 de abril 2007

OPINION

¿DONDE VAMOS A LLEGAR?

Por Edgardo Civit Evans
Asesor económico financiero

En la Argentina se registran récords mundiales de muertes -por accidentes, viagra asaltos y otros delitos- que nos colocan en situación similar a las peores zonas marginales de Colombia y Brasil.

Una publicidad oficial del defensor del Pueblo denuncia cerca de 20 personas fallecidas por día por accidentes, lo que significa casi 700 muertes por mes.

En Mendoza se producen entre 3 y 5 robos diarios de automóviles, representando un promedio de 120 autos por mes.

Además, cerca de 120 delitos contra la propiedad por día, muchos de ellos con violencia.

A nivel nacional, por cantidad, el primer lugar lo ocupa Buenos Aires. Pero teniendo en cuenta la proporción respecto de la población, Mendoza supera a Buenos Aires.

En la Argentina han aparecido organizaciones internacionales dedicadas al robo, asesinato y secuestro.
En Argentina, entre los días 9 y 10 de abril fallecieron 21 personas, 11 como consecuencia de accidentes de tránsito y 10 por asaltos.

En Mendoza, en igual fecha, fueron secuestradas 2 jóvenes y existieron 10 secuestros de los denominados cibernéticos.

Se conoció la muerte de 6 bebés, supuestamente por deficiente atención en un hospital público de Tunuyán. A las muertes deben agregarse cerca de 12 heridos.

Estas terribles cifras indican que entre accidentes, asaltos y otros, en los últimos 4 años la cantidad de muertos supera las 40.000 personas.

Más que en muchas guerras.

Los ciudadanos, cansados, hartos, ya no denuncian miles de delitos menores, hecho de suma gravedad por cuanto se genera mayor estado de impunidad.

Deben defenderse los derechos humanos. Pero de las víctimas y sus parientes ¿quién se ocupa?

Estas terroríficas cantidades de muertos y heridos revelan la existencia de grupos armados que no reparan en nada.

Sin embargo, los ciudadanos honestos tenemos prohibido portar armas. Un trámite de tenencia conlleva tanta burocracia que nadie lo hace.

En Mendoza, respondiendo a un plan oficial, cuando se entregaron las armas, se las robaron todas juntas.

Las familias deben vivir en barrios privados, con rejas, con perros, con alarmas, lo que tampoco nos garantiza seguridad.

En Brasil, ante la inmensa cantidad de delitos, el gobernador del estado de Río de Janeiro, Sergio Cabral, ha solicitado al presidente, Lula da Silva, la intervención de las fuerzas armadas para contener a los delincuentes.

¿Se hará algo en la Argentina? O como dice un ministro nacional sólo hay “sensación de inseguridad”, pero no inseguridad.

¿Tendrán que superarse las 50.000 muertes por año para que adviertan la gravedad del problema y los responsables se decidan a tomar decisiones?

He sostenido y reitero que la responsabilidad por la falta de seguridad depende de resoluciones políticas que corresponden en el orden nacional al Presidente y su ministro del Interior. Y en Mendoza, al gobernador Julio Cobos.

La máxima obligación del Estado es preservar la seguridad de los ciudadanos.

Ante el crecimiento del delito y la indiferencia de quienes tienen el control del monopolio estatal de la seguridad ¿no estarán llegando los tiempos de la autodefensa de la vida, de las familias, de las propiedades, hecho que podría conducirnos a la anarquía?

Be Sociable, Share!


Deje su Comentario