La Ley 25.798 fracasó

DIARIO “UNO” de Mendoza
23 de marzo del 2004

“Miles de Familias han quedado sin cobertura por la Ley 25.798. Confío que el Poder Ejecutivo la prorrogue, recipe y el Congreso la modifique, a favor de la gente y no de los bancos.”

“La ley para deudores hipotecarios es un fracaso en Mendoza”, así lo afirmó Edgardo Civit Evans.

“Exige tantos requisitos que nadie pudo adherirse.”

Desde el ámbito local cuestionaron la ley nacional que estableció el sistema de refinanciación de créditos hipotecarios mediante la creación de un fideicomiso, porque “es casi imposible adherirse”.

Por ello proponen que “se eliminen los artículos a favor de los bancos y las trabas para que puedan sumarse los deudores”, aseguró Civit Evans, titular de Unidevi (Unión en defensa de la vivienda), quien manifestó que en este contexto es “más conveniente pedir un nuevo crédito que seguir con el anterior o refinanciar”.

El 23 de marzo vence el plazo de presentación para deudores hipotecarios.

Sin embargo, el Gobierno nacional dijo que se prorrogaría ese plazo, pero no se sabe hasta cuándo.

De todas maneras, se recomienda a quienes reúnan los requisitos, concurrir a la sucursal del Banco de la Nación más cercana a su domicilio para requerir los formularios y completarlos cuanto antes para evitar contratiempos.

Para el asesor financiero, “la Ley 25.798 constituye un verdadero fracaso porque en Mendoza, sobre miles de deudores, no más de 300 requirieron información, 160 obtuvieron el formulario, y no existe ningún deudor oficializado para ser incluido en el fideicomiso”.

“Esto sucede –según el referente de Unidevi– por las trabas que produce la legislación porque se necesita un contador, un abogado o escribano y un tasador para llenar parte de esa documentación, lo cual genera un elevado costo adicional al deudor.”

Además se requiere la aceptación previa de la entidad financiera, “artículo que debería ser eliminado de la ley al igual que la cantidad de requisitos”, apuntó.

El problema más graves es que los bancos privados, al tener la facultad de opción de aceptar la participación en el fideicomiso, aún no deciden (a dos días hábiles del virtual vencimiento) si receptan la documentación de los deudores, como son los casos del City, Río, Lloyds, Galicia.

Otros, se estarían negando a recibir los formularios, como el Boston, detalló Civit Evans.

Entre las denuncias figura también que continúan en diferentes partes del país los remates de las viviendas de aquellas familias que no tienen las posibilidades o los medios para defenderse.

Con los deudores privados (los llamados créditos de escribanía), “existe una mejor predisposición, con ánimo de llegar a soluciones razonables para ambas partes. En estos casos puede presentarse en el fideicomiso tanto el deudor como el acreedor”, alertó Civit Evans.

Por otro lado, el Banco Nación anuncia nuevos créditos con tasas del 7%, y aún no termina de resolver situaciones de quienes recibieron préstamos con intereses del 15%, 20% o más.

Así, evaluó el dirigente, se da la paradoja que resulta más conveniente obtener un crédito nuevo y cancelar el anterior, que seguir con el primero o refinanciar.

Asimismo el asesor económico señaló que algunos bancos, “como el Galicia, cuando un deudor solicita cancelar su crédito al contado, no sólo no le hacen quitas sino que además de cobrarle el 100% de la deuda, le aplican 3% de recargo”.

Be Sociable, Share!


Deje su Comentario