Respuesta a un lector

DIARIO “LOS ANDES” de Mendoza
Martes, order 19 de julio del 2005

Carta de los Lectores

Ex-interventor del BHN responde a un lector

Me dirijo a esta sección en respuesta a una nota del señor José Alberto Mora publicada por Los Andes y que se refiere a mi persona en términos que no acepto.

El señor Mora manifiesta compartir mis expresiones respecto del artículo titulado “El Regreso”, que trata sobre el retorno de quienes han gobernado el país los últimos años. No polemizaré con quien revela no conocerme. Pero no puedo guardar silencio.

He intervenido desde joven en política. Sigo actuando y opinando por cuanto es mi derecho ciudadano. Participé de varias elecciones.

Promoví cambios como la eliminación de las listas sábana, la revocación de mandatos, etc.

Logramos, sin ser legisladores, la sanción de numerosas leyes nacionales y provinciales que impidieron el remate de más de 200.000 viviendas. En Mendoza obtuvimos la sanción de leyes en beneficio de todos los consumidores.

Luchamos contra las concentraciones económicas. Y muchas cosas más que parece no conocer el señor Mora.

El protagonismo al cual se refiere y que vincula con mi paso como interventor del Banco Hipotecario me enaltece por todo lo que hice en los pocos meses que ocupé ese cargo, donde llegué no por política sino por mis conocimientos en vivienda.

Entre otras cosas, impuse el pago del 20 al 25% de los ingresos en las cuotas y sólo del 10% a jubilados; reactivé 50.000 viviendas.

Dejé cesantes a los corruptos. Tras recibir un banco al borde de la liquidación, en 10 meses de gestión, cuando renuncié, había más de U$S 100.000.000 de reservas.

Asumí el 12 de julio de 1989, en pleno proceso híper inflacionario. Renuncié en junio de 1990. Por escrito le manifesté al presidente que no compartía el internismo existente, los actos de corrupción que había detectado, y que no aceptaba liquidar o privatizar el Banco Hipotecario Nacional.

No me quedé como otros, tolerando y avalando aquello con lo cual se disiente. Critiqué -cuando se produjo- la privatización del BHN.

Estoy plenamente satisfecho y orgulloso de haber actuado como lo hice. Soy uno de los pocos funcionarios a los que no se investigó ni cuestionó. Cuando renuncié concurrí al Congreso a exponer mis razones, que fueron aceptadas y resaltadas.

Las posiciones que asumí, sobre todo éticamente, me significaron un elevado costo político. Tanto es así que en Mendoza nunca fui legislador, ministro, director, ni siquiera asesor.

Hay otros -que el señor Mora no menciona- que tienen asistencia casi perfecta en todos los gobiernos.

En este proceso de desprestigio de la política, las actitudes morales parecen no tener valor. No recibí sobresueldos ni tengo jubilación de privilegio, como muchos ex funcionarios. Mi protagonismo público lo he ganado trabajando y luchando.

Nunca tuve el gusto de que el señor Mora nos acompañara en esas luchas. Como muchos, critica lo que otros hacen. El tema es ponerse en los puestos de lucha. De ellos siempre uno resulta salpicado. Es imposible satisfacer a todas las personas.

Lo importante son las obras, lo que uno deja. En esto, estoy plenamente satisfecho.

Pude haber cometido errores. Creo que es mejor que la actitud de los que no hacen nada y están a la espera de poder criticarlos.

Son los eternos directores técnicos que nunca juegan un partido, ya sea por incapacidad o por cobardía.

Y algunos son enviados por los corruptos.

Tuve el honor de ser distinguido tanto en la Argentina como en el exterior. Para algunos eso no tiene trascendencia. Para mi familia, mis amigos y para mí, es lo más importante.

Lo demás es la carroña de todos los días.

Edgardo Civit Evans

Be Sociable, Share!


Deje su Comentario