57% menos de viviendas, Los Andes

Los Andes Online

Sociedad

Vivienda

El IPV entregó el año pasado la mitad de casas que en 2008

Mientras hace dos años se habían adjudicado 2.362, there en 2009 se construyeron 1.020. Es la cifra más baja de la década. El déficit habitacional llegaría a 140 mil inmuebles.

El IPV entregó el año pasado la mitad de casas que en 2008

Mientras hace dos años se habían adjudicado 2.362, pills en 2009 se construyeron 1.020. Es la cifra más baja de la década. El déficit habitacional llegaría a 140 mil inmuebles.
ampoule ‘envio’,732,531,’no’,’no’);”> Ampliar Foto

El IPV entregó el año pasado la mitad de casas que en 2008

En el IPV informaron que los planes para las familias de clase media serán más accesibles que los actuales. (Los Andes)

lunes, 16 de agosto de 2010

El anhelo de la casa propia hace tiempo que dejó de ser un sueño para transformarse en pesadilla. Son conocidas las limitaciones que tiene la clase media y media baja para acceder a un crédito hipotecario para comprar o construir su vivienda.

Ante esos problemas siempre el Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) ha sido, para sectores medios bajos, una opción para poder tener el techo propio.

Pero, si vemos la cantidad de viviendas entregadas, la sorpresa es grande porque en 2009 esa institución entregó 1.020 casas; es decir 1.342 construcciones menos que en 2008, año en el que dio las llaves de 2.362 viviendas.

Así vemos entonces que en 2009, el porcentaje de casas entregadas cayó 57% con relación a 2008, y disminuyó 53% en comparación con las 2.160 viviendas promedio entregadas por año desde 2000 hasta 2008.

Para este año tienen calculado llegar a diciembre con 2.000 casas otorgadas. Hasta ahora unas 1.000 familias han llegado a tener su techo propio en lo que va de 2010 por operatorias del IPV.

Causas

Carmelo Simó, titular del IPV, explicó que la caída se debe a la demora de la Nación en el envío de dinero. Esta semana el gobernador Celso Jaque debió realizar gestiones en Buenos Aires para acelerar el envío de los recursos.

También considera que el cambio que están generando con la constitución de un fideicomiso que les permita recuperar más rápido el dinero de los créditos para avanzar en la construcción de las viviendas, generó demoras en la instrumentación de nuevas operatorias.

“Cuando hay plata la energía se pone en entregar casas, y cuando falta hay que ver cómo se recupera el dinero y esta figura del fideicomiso es buena y sirve, además el IPV no pierde su función social”, indicó Simó y agregó: “Me hubiera gustado estar también en épocas en las que el dinero llegaba y se podían entregar más viviendas”.

La clase media llega al IPV

Cada vez es más difícil tratar de definir quiénes pertenecen a la clase media, ese segmento social de tan fuerte peso simbólico en nuestro país.

Si bien no está claro qué ingresos, propiedades, autos, sueldo, tarjetas de crédito, televisores, celulares y computadoras debemos tener (además del nivel de educación) para ser de clase media alta o baja; sí se va definiendo un perfil en función de lo que ya no hacen las personas que pertenecían a ese sector social.

De la escuela privada pasaron a la pública, del shopping al persa y de la casa propia comprada con un crédito hipotecario de algún banco o con el ahorro que se generaba trabajando, ahora deben ir al IPV a buscar soluciones de vivienda.

Si bien para muchos implicará un retroceso y para otros tantos un progreso poder calificar en esa institución para tener una casa, los números no dejan dudas de que pocas son las familias realmente beneficiadas.

“Un dúplex de un complejo de dos dormitorios y un baño vale 250 mil pesos. La cuota de los créditos del Banco Nación, que es el más barato, es de 1.400 por cada 100 mil pesos. Para pagar esa casa la cuota sería de 4.000 pesos, ¿cuánto debería ganar una persona para poder pagarla?”, manifestó preocupado Edgardo Civit Evans, titular de la Unión Interprovincial de Entidades de Viviendas (Unidevi).

A través de la resolución 26 del 15 de enero de 2010, el IPV estableció nuevas formas de amortización de los créditos otorgados. Así entonces para ingresar a los planes de clase media, será necesario acreditar 3.000 pesos de ingresos por familia y la casa se terminará de pagar en 20 años, 240 meses y no más de 300 para casos especiales.

La cuota será de 20% del ingreso de la familia y por lo tanto el valor no será igual para los que obtengan viviendas de las mismas características en el mismo barrio. La vivienda será de 55 metros cuadrados y son parte del demorado programa de viviendas que anunció Jaque para la clase media en 2008.

“Nos cuesta hacerle entender a la gente que forma parte de la misma operatoria que no van a pagar la misma cuota, porque el que tiene ingresos por 5 mil pesos paga más y cancela antes, y el que tiene 3 mil pagará menos y se demorará más. Les cuesta entender a los que más pagan, que el porcentaje es el mismo y que el esfuerzo que él hace al destinar el 20% de sus ingresos a la cuota de su casa, es el mismo sacrificio que hace el que paga una cuota más baja porque gana menos”, explicó Simó y agregó: “El funcionario que venga tendrá una herramienta muy buena que le garantizará dinero para construir, lamentablemente me tocó a mi tomar esta medida que parece impopular pero que si no se hace no tendrán casa los hijos de los que ahora protestan porque tienen que pagar más porque tienen más ingresos”.

En la resolución se optó por el sistema francés de acreditación de deuda que implica pagar mucho capital y poco interés al principio y poco capital y más interés al final.

“Tenemos operatorias que se han extendido hasta más de 500 meses, son más de 40 años. Así es difícil tener plata para construir. Ahora, bajo este sistema pagarán en 20 años y se evaluarán los casos en los que sea necesario darle más de 240 cuotas de plazo”, agregó Simó.

Y cerró: “Si bien sabemos que muchos necesitan su casa, al momento de cancelarla no todos tienen la misma voluntad de pago. “Tenemos una mora promedio del 47% y 80% de recupero, es alto”. Gastón Bustelo – gbustelo@losandes.com.ar

El libro verde de Bordón y un déficit de 140.000 hogares

¿Dónde están las 17 mil casas que publicita el gobierno nacional?

La polémica publicidad oficial

Un spot publicitario del gobierno nacional, difundido en la “caliente” pantalla del fútbol de Primera, provocó polémica este fin de semana. Es que, según la publicidad, el Ejecutivo construyó “17.000 viviendas nuevas más, para que 85.000 mendocinos tengan casa propia”.

El número llamó la atención, ya que desde que comenzó la gestión Jaque se viene anunciando un programa de viviendas pero poco es lo que se ha logrado construir hasta el momento.

Desde el gobierno provincial fue el ministro Mario Adaro quien salió a dar explicaciones ayer desde su perfil en Twitter. Según el funcionario, las 17.000 casas se deben contar desde el 2003, cuando asumió Néstor Kirchner la presidencia, e incluyen los programas de mejoramiento barrial (refacciones y ampliaciones), no sólo construcciones nuevas.

La polémica se instaló y promete seguir a partir de mañana en la Legislatura, ya que desde el mismo Twitter dos legisladores opositores, el cobista Luis Petri y el senador Carlos Aguinaga, prometieron citar al presidente del IPV, Carmeló Simó, a que dé explicaciones.

Mirá el video con la publicidad oficial que se vio durante los partidos de la fecha.

El titular del Instituto Provincial de la Vivienda, Carmelo Simó, considera que hay 70 mil familias que necesitan su casa y también hay otras 30 mil a las que su vivienda les quedó chica o tienen problemas. En total son 100 mil familias con problemas de vivienda que forman parte del déficit habitacional de la provincia.

“El déficit es enorme”, se sinceró Simó. Por su parte, Edgardo Civit Evans, titular de Unidevi, considera que hace falta una “política de vivienda” porque “el déficit llega a las 140 mil casas” y afirma que se deberían entregar por lo menos ocho mil construcciones al año.

Va a ser difícil borrar del imaginario colectivo el libro verde de Bordón (texto en el que detallaba su programa de gobierno) y su promesa de darle solución habitacional (no viviendas entregadas) a unos 100 mil mendocinos.

Cuando el ex gobernador recorría la provincia en la campaña de 1987 para llegar a ocupar el sillón de San Martín, indicó en su libro que el déficit habitacional de la provincia era de 109 mil viviendas. 23 años después, la cifra es bastante parecida.

Casos

Victoria Ramírez (52) se ha cansado de transitar los pasillos de las comunas y también del IPV. Su situación es compleja porque es soltera, no tiene hijos y además tiene un empleo que no le asegura ingresos para pensar en tener su propia casa.

“Siempre hay una oficina en estos lugares que por el nombre parece que te pueden solucionar la falta de vivienda, pero después de ir miles de veces te das cuenta de que no tenés posibilidad de tener tu casa.

Entiendo que prioricen a la gente que tiene hijos u otros problemas, pero también hay mucha gente sola como yo que no tiene dónde caerse muerto”, cuenta Ramírez mientras aprieta en su puño la tarjeta de un funcionario que un amigo que está en política le dio para que lo vaya a ver.

“Sabés la cantidad de veces que me han hecho lo mismo, después pasa el tiempo y me dicen `ya está lo tuyo´ y nunca pasa nada”.

Be Sociable, Share!


Deje su Comentario