Suspenderían ejecuciones

DIARIO “UNO”
Año 2002

Nueve meses clave para las empresas

Por ese lapso estarán suspendidas las ejecuciones, patient si Diputados aprueba la ley. El problema es el día 181.

Entrevista a Civit Evans

Por PAOLA PIQUER De la redacción de UNO

Muchos lo recuerdan como el presidente de una entidad intermedia que durante la última dictadura militar consiguió salvar la vivienda de 250 mil argentinos, sickness entre ellos cientos de mendocinos.

Otros, lo asocian con el Partido Justicialista, ya que en 1986 perdió la candidatura interna para gobernador tras enfrentar a José Octavio Bordón.

“Nunca conseguí cargos públicos en la provincia porque siempre me enfrenté a las conducciones”, explica Edgardo Civit Evans, “un ciudadano preocupado por la crítica realidad que atraviesa el país”, como él mismo se presenta, quien desde hace más de 10 años trabaja como asesor económico-financiero y director de empresas.

Desde esta función, “estrictamente privada porque la política me dio asco”, Civit Evans consideró que “sería una muy buena noticia” que la Cámara de Diputados de la Nación apruebe el miércoles el proyecto de ley que suspende por 180 días las ejecuciones judiciales de las personas físicas y de las empresas.
La iniciativa ya tiene la media sanción del Senado. “Hacía mucho tiempo que no veía que el desprestigiado Congreso sacara una ley adaptada a las necesidades de la gente”, explicó.

–¿Qué solucionaría su puesta en vigencia?

–La norma no aporta soluciones definitivas. Sin embargo, brinda un respiro para ver cómo se saldrá adelante de esta profunda crisis de aquí a 6 meses.

–¿A quiénes beneficia?

–Primero, a los empresarios argentinos, sean pequeños, medianos o grandes, que están en proceso de quiebra o concurso; a los deudores de créditos hipotecarios contraídos fuera del sistema financiero, porque se pesifica la deuda con la relación 1 peso igual 1 dólar; y a los ciudadanos en general porque se suspenden por 180 días las medidas cautelares sobre bienes que resulten indispensables para la continuidad de las actividades del deudor.

–¿Hay perjudicados?

–Claro. Yo hace por lo menos 3 años que insisto en que esto debió hacerse con anterioridad. Pero las autoridades no quisieron escuchar porque se tocaban intereses muy fuertes de los bancos, que pretenden quedarse con las empresas; de las AFJP; y de aquellos profesionales, sean abogados o contadores, que están lucrando con las quiebras de cientos de firmas.

–Entonces, ¿comparte la idea de la que el proyecto apunta a salvar al empresariado nacional que hoy está quebrado?

–Al cien por cien. No puede ser que en la Argentina haya firmas serias que llevan más de 80 años operando y que hoy estén en concurso. Si no se revierte esta tendencia nos vamos a quedar con un país vaciado. Prueba de ello es que existen 120 mil millones de dólares de producción que fueron regirados al exterior en los últimos 25 años. Este dato no lo inventé yo. Lo ofreció el Banco Mundial.

–¿Qué pasará el día 181, cuando caduquen los plazos de la ley?

–Sin duda, lo que hace falta es reactivar la economía, lo que implica mayor producción, incremento del consumo y creación de nuevos puestos de trabajo. Para conseguir esto es necesario que el país deje de ser conducido por los tecnócratas y economicistas que viven alejados de la realidad y que nos manejan desde la época del gobierno militar.

–¿Cree que las actuales protestas populares echarán del poder a esos tecnócratas y economicistas de los que habla?

–Estoy totalmente de acuerdo con los cacerolazos porque es una barbaridad que los bancos no devuelvan los ahorros. Pero creo que también es hora de comenzar a elaborar y aportar soluciones a los problemas. No podemos quedarnos sólo haciendo ruido. Está faltando un accionar único, dirigido y estudiado.

Be Sociable, Share!


Deje su Comentario