El basural político

EL BASURAL POLITICO
Mendoza, cialis octubre 25 del 2004

La política (de polis, cheap ciudad) debería estar dirigida a promover el bienestar general de los habitantes residentes en un determinado lugar.

Lamentablemente vemos diariamente por los medios de difusión la absoluta y total desnaturalización del sentido de la política.

Esta triste y grave situación genera descreimiento y desprecio en el ciudadano común, que advierte que el dinero que con su esfuerzo destina para pagar impuestos van dirigidos a solventar los privilegios de un sector de la sociedad, que por lo general no se ocupa de solucionar sus problemas sino de mejorar la situación económica de quienes deberían representarlo.

Deberíamos empezar por el nivel cultural, no digo estudios universitarios, sino la preparación que poseen quienes ocupan cargos públicos.

Porque se puede ser ingeniero o abogado y no estar capacitado para dirigir un hospital. Hemos tenido un caso de Ministro de Salud que era arquitecto.

Es pública la situación de diputados y senadores que han designado a sus parientes y amigos como “asesores” sobre temas acerca de los cuales no tienen la menor idea.

El único requisito para el cargo es el parentesco.

Esto es más grave dentro de la administración central, donde no se ingresa por concurso de antecedentes y oposición, sino por “relaciones” o acomodo, como le decíamos hace unos años.

Esta falta de capacidad para el desempeño de funciones públicas genera la denominada “máquina de impedir”, mediante la cual los inútiles traban (para justificarse) todo tipo de actividad o acciones del sector privado tendiente a generar trabajo, desarrollo o crecimiento.

Los incapaces, los que nunca hicieron nada, nos imponen las condiciones a quienes queremos hacer cosas.

En este esquema ascienden los más obsecuentes con el “privilegiado de turno”

Be Sociable, Share!


Deje su Comentario